29/9/11

GALERIA PINTURAS DIEGO GÓMEZ

Diego Gómez 
Y el hiperrealismo andino.
Pintor Colombiano

Tocar las fibras íntimas de la realidad, mirar tan hondo el objeto que pareciera reventar en duplicidad, tomarlo en su autismo y reproducirlo hasta el más mínimo detalle es la obsesión del pintor que merezca el rótulo de hiperrealista y Diego Gómez hace suyos estos valores.
Fragmentos de la realidad que al ser intervenidos por la cámara, el cincel o el pincel crean planos conceptuales nuevos.  Detalles tan minuciosamente reproducidos que anulan la reflexión y nos conducen a la irrealidad, justa y asombrosamente por los caminos menos convencionales para llegar a ella.

Los antecedentes de este movimiento vienen de los sesenta del pasado siglo cuando los cánones de la fotografía son rabiosamente aplicados a la pintura, incluso a sus circunstancias inmediatas de tamaño, forma, color, etc.: desnudos de yeso color carne que, puestos en escena, son difíciles de diferenciar de los reales; personajes del mundo obrero en acrílico, luego ataviados con sus ropas sucias o rasgadas; camellos; álbumes de fotografías familiares; interiores; coches; motos; gasolineras, etc.
Con el óleo, su técnica preferida, Diego Gómez llena los ojos del espectador de motivaciones táctiles. Su manejo iconográfico ha pasado por variados registros del entorno y lo inmediato.

En una primera etapa fueron balcones de la colonización Antioqueña con sus penumbras y golpes de luz para desarrollar estupendas sensaciones desnudas. Ulceraciones del bahareque que dejaban al descubierto huesos de guadua y carnes de tierra.  Vinieron luego bodegones evocadores de Santiago Cárdenas.  La copia con premeditación y milimetría indiferenciada del objeto, la observación plena de brillos y efectos: pedazos de periódicos, trozos de afiches, cuerdas, puntillas, viejas paredes carcomidas por el tiempo, sombrillas, botas taurinas, guijarros.

A la vez que una personal y fecunda obcecación por el cobre: copas, cornetas, jarrones, cálices, teteras y otros enseres.  De la etapa taurina dos exposiciones de obras casi enteramente adquiridas por coleccionistas de Johannesburgo.

Texto extraído del Libro “COLOMBIA Y EL ARTE” Flóbert Zapata Arias

El Balcon Azul, Óleo sobre Lienzo, 80x100 cms,
 Diego Gómez Pintor Colombiano
Pintor 
Diego Gómez
Pintores Colombianos
Pinturas Puertas en Óleo
Arte en Puertas

Mi Balcón en Neira, Óleo sobre Lienzo, 80x100 cms,
 Diego Gómez Pintor Colombiano
Pintor 
Diego Gómez
Pintores Colombianos
Pinturas Puertas en Óleo
Arte en Puertas
 

Sueño Musical, Óleo sobre Lienzo, 80x100 cms,
Diego Gómez Pintor Colombiano
Pintor 
Diego Gómez
Pintores Colombianos
Pinturas Puertas en Óleo
Arte en Puertas
 

Una Tarde en el Balcon de Chelo, Óleo sobre Lienzo, 80x100 cms,
Diego Gómez Pintor Colombiano
Pintor 
Diego Gómez
Pintores Colombianos
Pinturas Puertas en Óleo
Arte en Puertas

Musico Vagabundo, Óleo sobre Lienzo, 120x150 cms,
Diego Gómez Pintor Colombiano
Pintor 
Diego Gómez
Pintores Colombianos
Pinturas figurativas al Óleo
Arte en Figurativo


No hay comentarios :